viernes, 4 de julio de 2008

LA IMPORTANCIA DE LEER LA BIBLIA

Nuestra vida debe servir para construirnos en todo aquello que no pasará, como el amor de Dios y su Palabra, debemos ser unos apasionados de la Biblia, entrenarnos con ella mañana, tarde y noche, estudiarla, meditarla, investigar sobre ella.

La Biblia no es solo un conjunto de libros recopilados históricamente, para nosotros los cristianos, la Biblia es la palabra de Dios, palabra viva, instrucciones para la vida, palabra eterna, palabra de amor; no desaprovechemos la oportunidad de leerla todos los días, estudiarla, y aplicarla en cada segundo de nuestra existencia.

LA BIBLIA ESTÁ INSPIRADA POR DIOS.

Lo primero que tenemos que tener claro es que la Biblia es diferente a los demás libros que dicen cosas buenas; para nosotros es palabra de Dios, son escrituras desarrolladas por diferentes autores en diferentes épocas, pero todos tienen algo en común, fueron inspirados por el Espíritu Santo. ¿En dónde dice que la Biblia es inspirada por Dios? 2 Timoteo 3: 16, ahora bien, ¿cómo sabemos que incluso esta misma cita fue inspirada por Dios o la escribió alguien con la mala intención de engañar a todos los cristianos?; bueno, primero, no suena muy lógico que el mismo Pablo que cambió su vida para predicar el nombre de Jesús en vez de perseguir cristianos, haya querido escribir algo semejante en la 2 Timoteo siendo mentira; pero al fin y al cabo, es una cuestión de fe, y nos podemos sentir felices, de creer que toda la Biblia es palabra de Dios por fe, sin necesidad de que nadie nos tenga que probar nada. (Dichosos los que han creído sin haber visto. Juan 21: 29) Dichosos nosotros que podemos creer que la Biblia es palabra de Dios, sin necesidad de tener miles de pruebas científicas para comprobarlo.

Una vez que tenemos claro que la Biblia está inspirada por Dios, podemos también entender por qué dicen que la Biblia no tiene errores; a esto se la llama inerrancia bíblica, es decir, que no existen errores en la Biblia.

LA BIBLIA, NUESTRA ESPADA.

Efesios 6: 17, nos dice “usen el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios”. La carta de los efesios fue escrita por Pablo, quien antes de ser cristiano, era perseguidor de cristianos, los buscaba y los metía a la cárcel por seguir los caminos de Jesús. Por lo tanto, Pablo sabía bastante de armas, cascos y espadas, era un guerrero. Es él, quien en esta carta nos hace una de las mejores comparaciones de la Biblia, al compararla con una espada.

Para empezar, tenemos que darnos cuenta que nosotros los cristianos, también somos guerreros, y luchamos día a día, no contra ejércitos ni guerreros, sino contra el mal, contra el pecado, y contra todo aquello que nos quiera alejar de Dios; y esto representa aún una lucha más difícil, más inteligente, de más fuerza. En este guerra, no podemos luchar sin una espada, sería como irnos a la más fuerte de las batallas sin algo con qué defendernos o atacar; así como suena tonto enfrentar una guerra sin espada, así de tonto es enfrentar la vida sin la Biblia. Y aún teniendo una espada en nuestras manos, no hacemos nada si no la sabemos utilizar, tenemos que entrenar con ella, tenemos que entrenarnos con la palabra de Dios, manejarla a la perfección, subrayar la Biblia, marcarla, aprendernos versículos; ojalá hasta podamos sentir extraño agarrar otra espada, porque hayamos practicado muchísimo con nuestra propia Biblia.

LA BIBLIA, ES NUESTRA LUZ

El Salmo 119 es uno de los que más nos hablan y nos hacen meditar en la palabra de Dios, en sus mandatos y en sus normas. La verdad es que todo el Salmo 119 nos permite aprender sobre la palabra de Dios… En Salmo 119: 105 nos dice “Tu palabra es antorcha para mis pasos, y luz para mis caminos”. Una antorcha es algo que nos permite ver todo aquello que no hubiéramos podido con solo nuestros ojos; pues bien, la Biblia está ahí para enseñarnos todo aquello que aún no podemos ver; no dejes apagada tu antorcha, no dejes cerrada tu Biblia; si aún no estudias la palabra de Dios todos los días estás perdiendo la oportunidad de ver un montón de cosas que Dios tiene para tu vida.

Otras Citas Bíblicas para que las estudies:

- Salmo 119: 9 (Especial para jóvenes)

- 1 Juan 2: 5 (Cuando cumplimos y aplicamos su palabra)

- Marcos 8: 38 (¿Te da vergüenza andar con la Biblia por la calle?)

- Josué 1:8 (Una Promesa de Dios, al que medita la palabra siempre)

TIPS SOBRE COMO LEER LA BIBLIA

1. Lo primero que debemos hacer antes de leer la Biblia es orar para que el Espíritu Santo nos guíe y nos ilumine para poder entender lo que hay para nosotros en lo que vayamos a leer. Muchas partes de la Biblia no son fáciles de comprender con sólo nuestro conocimiento; por eso necesitamos que el Espíritu Santo nos ilumine, y así poder tener la interpretación.

2. Preguntarnos:

- ¿Qué me está diciendo Dios, específicamente a mí?

- ¿Hay alguna promesa que me esté haciendo Dios?

- ¿Hay algún ejemplo del que pueda aprender algo para mi vida?

- ¿Hay alguna enseñanza sobre un pecado que pueda evitar o dejar de hacer?

TIPS SOBRE COMO NO SE DEBE LEER LA BIBLIA

1. Tratando de comprender absolutamente todo a la primera vez para eso, podemos ir apuntando todas las dudas que surgen mientras leemos, y después investigamos con personas que conozcan mucho más que nosotros, y que hayan estudiado las escrituras.

2. Leer la Biblia como si fuera un cuento: Es decir, leer la Biblia, rápido sin detenimiento ni cuidado; cada versículo, cada pequeña parte de la Biblia, puede tener una enseñanza.

3. No leamos la Biblia sólo por costumbre

1 comentario:

Rodolfo Plata dijo...

BREVE CRÍTICA AL PROFETISMO JUDÍO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: La relación entre la fe y la razón expuesta parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento (Juan IX, 39), nos enseña la necesidad del raciocinio para hacer juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad mediante el discernimiento de los textos bíblicos. Lo cual nos exige criticar el profetismo judío o revelación para indagar la verdad que hay en los textos bíblicos. Enmarcado la crítica al profetismo judío en el fenómeno espiritual de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana conceptualizadas por los filósofos griegos y sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.), y utilizando los principios universales del saber filosófico y espiritual como tabla rasa a fin de deslindar y hacer objetivo “que es” o “no es” del mundo del espíritu. Método o criterio que nos ayuda a discernir objetivamente __la verdad o el error en los textos bíblicos analizando los diferentes aspectos y características que integran la triada preteológica: (la fenomenología, la explicación y la aplicación, del encuentro cercano escritos en los textos bíblicos). Vg: la conducta de los profetas mayores (Abraham y Moisés), no es la conducta de los místicos; la directriz del pensamiento de Abraham, es el deseo intenso de llegar a tener: una descendencia numerosísima y llegar a ser un país rico como el de Ur, deseo intenso y obsesivo que es opuesto al despego de las cosas materiales que orienta a los místicos; es por ello, que la respuestas del dios de Abraham son alucinaciones contestatarias de los deseos del patriarca, y no tienen nada que ver con el mundo del espíritu. La directriz del pensamiento de Moisés, es la existencia de Israel entre la naciones a fin de llegar a ser la principal de todas, que es opuesta a la directriz de vida eterna o existencia después de la vida que orienta el pensamiento místico (Vg: la moradas celestiales, la salvación o perdición eterna a causa del bien o mal de nuestras obras en el juicio final de nuestra vida terrenal, abordadas por Cristo); el encuentro cercano descrito por Moisés en la zarza ardiente describe el fuego fatuo, el pie del rayo que pasa por el altar erigido por Moisés en el Monte Horeb, describe un fenómeno meteorológico, el pacto del Sinaí o mito fundacional de Israel como nación entre las naciones por voluntad divina a fin de santificar sus ancestros, su pueblo, su territorio, Jerusalén, el templo y la Torah; descripciones que no corresponden al encuentro cercano expresado por Cristo al experimentar la común unión: “El Padre y Yo, somos una misma cosa”, la cual coincide con la descrita por los místicos iluminados. Las leyes de la guerra dictadas por Moisés en el Deuteronomio causales del despojo, exterminio y sometimiento de las doce tribus cananeas, y del actual genocidio del pueblo palestino, hacen evidente la ideología racista, criminal y genocida serial que sigue el pueblo judío desde tiempos bíblicos hasta hoy en día, conducta opuesta a la doctrina de la no violencia enseñada por Cristo __ Discernimiento que nos aporta las suficientes pruebas objetivas de juicio que nos dan la certeza que el profetismo judío o revelación bíblica, es un semillero del mal OPUESTO A LAS ENSEÑANZAS DE CRISTO, ya que en lugar de sanar y prevenir las enfermedades del alma para desarrollarnos espiritualmente, enerva a sus seguidores provocándoles: alucinaciones, cretinismo, delirios, histeria y paranoia; propiciando la bibliolatría, el fanatismo, la intolerancia, el puritanismo hipócrita, el sectarismo, e impidiendo su desarrollo espiritual. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD